Anomalía del ojo de collie en perros

Collie

La anomalía ocular del collie es una enfermedad ocular que no solo afecta a los collies, sino también a otras razas de perros. Dado que esta enfermedad a menudo conduce a la ceguera, es importante que los propietarios de razas en riesgo comprendan esta afección y conozcan los signos asociados con ella.

¿Qué es la anomalía de Collie Eye en perros?

La anomalía del ojo del collie (CEA) también se conoce como defecto del ojo del collie y es una enfermedad del ojo que afecta la forma en que se desarrolla el ojo. Es una enfermedad genética heredada con la que nacen los perros. La anomalía del ojo de collie generalmente causa que los vasos sanguíneos dentro de un ojo que proporcionan flujo sanguíneo a la retina estén subdesarrollados. Esta enfermedad puede conducir a la ceguera si es lo suficientemente grave ya que la retina no recibe el flujo sanguíneo adecuado o se desprende.

En realidad, hay varias anomalías oculares diferentes que pueden clasificarse como parte de la anomalía del ojo collie y, debido a esto, la enfermedad a menudo se describe como un síndrome.

  • Hipoplasia coroidea o cambios coriorretinianos: estas son las anomalías más comúnmente observadas en la anomalía del ojo collie y afectan el flujo sanguíneo a una capa vascular debajo de la retina llamada coroides. Se considera que estos problemas coroideos son los menos peligrosos de las anormalidades de CEA, por lo que los perros generalmente no pierden su visión.
  • Pliegues retinianos: como su nombre lo describe, esta anormalidad ocurre cuando la retina se pliega sobre sí misma. Esta condición generalmente mejora con la edad, por lo que los perros no suelen perder la vista.
  • Estafiloma, coloboma o ectasia: todos estos problemas implican un abultamiento dentro del ojo, generalmente alrededor del disco óptico. Pueden provocar desprendimiento de retina y ceguera dependiendo de la gravedad de ellos.
  • Enfermedad vascular o vasos sanguíneos tortuosos: estos problemas son problemas con el suministro de sangre en el ojo donde los vasos son pequeños, subdesarrollados o incluso inexistentes.

Signos de anomalía de Collie Eye en perros

  • Globos oculares anormalmente pequeños
  • Hundido en los globos oculares
  • Chocando con las cosas

La anomalía del ojo del collie no es una enfermedad que obviamente es vista por los dueños de mascotas, pero ocasionalmente se observan anomalías oculares más obvias junto con CEA. La microftalmia es una afección en la que un perro tiene globos oculares más pequeños de lo normal y la enoftalmia es una afección en la que los globos oculares están hundidos en la cabeza del perro. Cualquiera de estas condiciones se puede ver en un perro con anomalía del ojo collie y son los únicos cambios visibles reales en los ojos que se pueden ver sin un equipo especial.

Causas de la anomalía de Collie Eye en perros

La anomalía del ojo del collie se debe a un gen recesivo que se transmite a la descendencia. Se hereda, por lo que un perro nacerá con este cambio genético, incluso si los signos o síntomas de CEA no se notan de inmediato. El CEA no es una enfermedad contagiosa.

Diagnóstico de la anomalía del ojo de collie en perros

Un oftalmólogo veterinario dilatará los ojos de su collie y usará un oftalmoscopio para buscar cambios en los ojos o signos de anomalía del ojo del collie. Para diagnosticar definitivamente a un perro con anomalía del ojo collie, se debe realizar una prueba genética.

Tratamiento de la anomalía de Collie Eye en perros

En algunos casos, la cirugía está disponible para prevenir el desprendimiento de retina si eso es una preocupación para los síntomas específicos de CEA de su perro. Sin embargo, en general, la anomalía del ojo collie no se considera tratable. Es posible que algunos perros no pierdan completamente la visión mientras que otros lo hacen, pero es importante recordar que los perros se adaptan bien a perder la visión y aún pueden llevar vidas muy felices.

Cómo prevenir la anomalía del ojo collie en perros

Las pruebas genéticas y la reproducción selectiva son actualmente las únicas formas de disminuir la incidencia de la anomalía del ojo collie. Las pruebas están disponibles para evaluar a los perros antes de que se usen para la cría y pueden decirle a los criadores si un perro es simplemente un portador o tiene una forma de anomalía del ojo collie. Esta prueba utiliza un hisopo en la mejilla o una muestra de sangre para buscar marcadores genéticos, pero un oftalmólogo veterinario también debe realizar un examen ocular.

Algunas razas se ven más comúnmente afectadas que otras, por lo que estas razas deben considerarse en riesgo y analizarse para detectar anomalías en el ojo de collie antes de la reproducción.