Tiroides hipoactiva en perros

Perro

Muchas personas no se dan cuenta de que no solo los humanos pueden desarrollar hipotiroidismo o una tiroides poco activa. El mejor amigo del hombre también puede desarrollar esta afección tiroidea común.

¿Qué es el hipotiroidismo?

El hipotiroidismo es un trastorno de la glándula tiroides: dos lóbulos pequeños en forma de mariposa ubicados en el cuello. Esta glándula tiene varias funciones, pero es más conocida por regular la tasa metabólica de su perro. En el hipotiroidismo, la glándula tiroides es poco activa e incapaz de secretar suficiente hormona tiroidea. Esto, a su vez, disminuye el metabolismo de su perro.

¿Cómo lo consigue un perro?

La mayoría de los casos de hipotiroidismo en perros provienen del sistema inmune del perro que ataca los tejidos de la glándula tiroides. Esta condición se llama tiroiditis autoinmune. El propio sistema del perro intenta compensar esto al principio secretando más y más hormona tiroidea, pero eventualmente, la glándula no puede mantenerse al día con los ataques en su tejido, y el perro se vuelve hipotiroideo y sintomático. Si bien existe una predisposición genética para los trastornos de la tiroides, los factores ambientales como los contaminantes y las alergias probablemente también desempeñen un papel.

Los síntomas del hipotiroidismo

Si su perro es hipotiroideo, él o ella puede exhibir el siguiente comportamiento o síntomas:

  • Comportamiento letárgico como falta de interés en el juego, siestas frecuentes, cansarse en largas caminatas.
  • Aumento de peso, a veces sin aumento aparente del apetito.
  • Infecciones bacterianas de la piel
  • Piel seca
  • Pérdida de cabello, especialmente en el tronco o la cola ("cola de rata")
  • Decoloración o engrosamiento de la piel donde se ha producido la caída del cabello.
  • Intolerancia al frío / búsqueda de lugares cálidos para acostarse
  • Frecuencia cardíaca lenta
  • Infecciones crónicas del oído
  • Cambios severos de comportamiento como agresión no provocada, inclinación de la cabeza, convulsiones, ansiedad y / o compulsividad.
  • Depresión
  • Convulsiones

Razas que son susceptibles

La mayoría de los perros afectados por el hipotiroidismo entran en la categoría de tamaño medio a grande. Muchas razas se ven afectadas por esta enfermedad, incluidas (entre otras) las siguientes razas con mayor riesgo:

  • Golden retrievers
  • Doberman Pinschers
  • Galgos
  • Setters irlandeses
  • Dachshunds
  • Cocker Spaniel
  • Terrieres Airedale

El hipotiroidismo es raro en las razas de perros de juguete y en miniatura. La mayoría de los perros contraen hipotiroidismo entre las edades de 4 a 10. Parece afectar a machos y hembras por igual; sin embargo, las hembras esterilizadas tienen un mayor riesgo que las hembras no remuneradas.

Diagnóstico

Todo diagnóstico comienza con un examen y un historial. Su veterinario buscará signos clínicos de hipotiroidismo durante un examen físico exhaustivo del perro y le hará preguntas sobre la salud y el comportamiento de su perro. Si se sospecha hipotiroidismo, se ordenará un análisis de sangre. Existen varios métodos diferentes para evaluar la tiroides. Implican una terminología complicada, pero es importante comprender la eficacia de estas pruebas al analizar el diagnóstico con su veterinario:

  • Prueba de referencia de T4 o T4 total (TT4): esta es la prueba más común. Los perros con insuficiencia de la glándula tiroides tendrán un nivel reducido de la hormona T4. Sin embargo, hay otras condiciones que pueden hacer que la T4 disminuya, por lo que si esta prueba resulta positiva para el hipotiroidismo, su veterinario debe recomendar una prueba de sangre adicional, ya sea la prueba T3 o la prueba
  • Prueba de TSH de referencia: mide el nivel de la hormona estimulante de la tiroides. En combinación con el T4 o T3, la prueba proporciona una imagen completa de la actividad hormonal de la glándula tiroides de su perro.
  • Free T4 por RIA (radioinmunoensayo): la prueba Free T4 que utiliza técnicas RIA no parece ser más o menos precisa que la prueba TT4 anterior.
  • T4 libre por DE (diálisis de equilibrio): esta prueba puede proporcionar datos más precisos sobre el nivel de hormona T4 en el torrente sanguíneo de su perro.
  • Prueba de referencia de T3: en combinación con la prueba de T4 o TSH, estas dos pruebas de sangre pueden dar una imagen más clara de los niveles hormonales encontrados en el torrente sanguíneo. Esta prueba no es confiable cuando se usa sola. La prueba T3 siempre debe administrarse en combinación con uno de los otros análisis de sangre.
  • Prueba de respuesta de TSH: en esta prueba, el veterinario toma una medición inicial de las hormonas tiroideas en el torrente sanguíneo de su perro y luego inyecta la hormona estimulante de la tiroides (TSH) en la vena. Después de 6 horas, se extrae una muestra de sangre y se verifica el nivel de T4. Si su perro tiene hipotiroidismo, el nivel de T4 no aumentará incluso después de que se inyecte la TSH. Esta es una prueba costosa y se usa con menos frecuencia debido a la disminución de la producción por parte de los fabricantes.

Tratamiento

El hipotiroidismo se trata con una dosis diaria de hormona tiroidea sintética llamada tiroxina (levotiroxina). Será necesario extraer muestras de sangre periódicamente para evaluar la efectividad de la dosis y hacer los ajustes necesarios.

¿Qué debe esperar del tratamiento de hipotiroidismo de su perro? La mayoría de los síntomas deben desaparecer después del tratamiento. Con chequeos programados regularmente para asegurar una dosis correcta, su perro hipotiroideo debería estar libre de síntomas por el resto de su vida. Los perros hipotiroideos que reciben el tratamiento adecuado tienen una vida normal y pueden mantener una buena salud en sus años dorados.

Si sospecha que su mascota está enferma, llame a su veterinario de inmediato. Para preguntas relacionadas con la salud, siempre consulte a su veterinario, ya que han examinado a su mascota, conocen el historial de salud de la mascota y pueden hacer las mejores recomendaciones para su mascota.