Cómo identificar y tratar los abscesos en perros

Cachorro Bulldog jadeando en los brazos del hombre

Los perros pueden desarrollar abscesos por una herida, masticación inapropiada, un diente malo o en sus glándulas anales . Si nota que su perro ha desarrollado una hinchazón suave, una llaga que está drenando pus o un área que está caliente y / o dolorosa cuando lo toca, es hora de llamar al veterinario. Aunque existen tratamientos caseros que pueden reducir el dolor de su cachorro , si no se trata, la infección tiene el potencial de dañar severamente la salud de su perro.

Una ilustración de las razones por las cuales los perros tienen abscesos.
La Picea / Melissa Ling.

¿Por qué los perros desarrollan abscesos?

Un absceso resulta del intento del cuerpo de eliminar una infección. La lucha contra la infección resulta en una acumulación de glóbulos blancos y otros componentes sanguíneos comúnmente llamados pus. Este líquido se acumula en un bolsillo carnoso en el tejido que se hincha y se vuelve muy doloroso. Esta hinchazón se llama absceso.

Casi cualquier cosa, como una herida por mordedura, una astilla o incluso una picadura de insecto, puede provocar un absceso si se penetra la superficie de la piel.  Cuando la superficie de la piel se cura sobre la herida, las bacterias se sellan por dentro, el sistema inmunitario del cuerpo se activa y se puede formar una bolsa de infección.

Más raramente, puede desarrollarse un "absceso estéril" sin ninguna rotura visible en la piel. Por ejemplo, un hematoma que causa inflamación e inflamación del tejido puede desarrollar una bolsa de infección.

Algunos abscesos también pueden ocurrir internamente por bacterias o material extraño que ingresa a través del tracto digestivo, el tracto urinario, el tracto respiratorio u otros puertos de entrada al cuerpo.

Los signos de un absceso incluyen una hinchazón suave, a menudo con drenaje de pus verde, amarillo o incluso sangriento del sitio infectado. Los abscesos generalmente son dolorosos, muy sensibles y se sienten calientes al tacto. Es común que un perro con un absceso también desarrolle fiebre, actúe letárgico, pierda el apetito o se muestre reacio a moverse o que le toquen el área.

Mordeduras

Las heridas por mordedura que plantan organismos infecciosos profundamente en el tejido son la principal causa de abscesos en los perros. Los perros también pueden desarrollar abscesos al ser mordidos o arañados por un gato molesto. Estos se encuentran comúnmente en la región de la cabeza y el cuello o cerca de esa cola, pero pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Los abscesos de cabeza y cuello generalmente causan que un lado del cuello se hinche.

Masticando contratiempos

Pueden producirse abscesos al masticar un objeto inapropiado que se astilla. En estos casos, el absceso puede desarrollarse en la lengua, las encías, las mejillas o detrás del ojo.

Problemas dentales

Los perros pueden sufrir abscesos dentales o bolsas de pus que se forman en los dientes debido a una infección, especialmente en los dientes que se rompen al masticar o que sufren de enfermedad periodontal.  Un diente abscesado puede hacer que su perro babee o se niegue a comer y podría convertirse en una afección potencialmente mortal si no se trata.

Glándulas anales

Los perros también sufren comúnmente de abscesos en la glándula anal, en los cuales el área alrededor del recto se vuelve roja, hinchada y sensible  .

Procesos de diagnostico

Su veterinario generalmente hace el diagnóstico de un absceso por los signos. En otras ocasiones, pueden insertar una aguja en la hinchazón y extraer material para ver si hay una infección presente.

Si su perro tiene un pelaje grueso, la lesión puede estar oculta a la vista. Es posible que no note el problema hasta que su perro tenga dolor y se estremezca cuando lo toque o el absceso comience a drenar. A medida que la lesión se hincha con pus, la piel se estira y se adelgaza hasta que finalmente se rompe, posiblemente empapando el cabello circundante.

Un absceso debe tratarse lo antes posible para evitar daños mayores en el área circundante. De lo contrario, la infección puede extenderse hasta que el tejido cercano muera, los músculos o los nervios se dañen, y / o la herida resultante sea difícil de curar.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, un absceso es tan doloroso que su perro debe ser anestesiado antes de que el veterinario pueda tratarlo. Primero, se corta el cabello alrededor de la hinchazón y se desinfecta el área con una solución quirúrgica para fregar, como povidona yodada. Luego se lanza la herida, se drena el pus y se lava el absceso con una solución para limpiar el interior del bolsillo infectado.

Cuando el absceso es muy profundo o intrusivo, se puede suturar quirúrgicamente un drenaje o "mecha" para mantener el área drenando a medida que la piel de la superficie se cura. Esto puede ayudar a evitar que el absceso se repita. A menudo también se recetan antibióticos orales.  Cuando el sitio quirúrgico está al alcance de los dientes de su perro, un collar o collar isabelino evita que su perro moleste la herida mientras sana.

Tratamiento en el hogar

Si nota hinchazón y sospecha un absceso, su veterinario puede recomendar compresas húmedas y tibias para ayudar a que el dolor llegue a un punto crítico. Si su perro le permite hacer esto, hágalo varias veces al día durante cinco minutos, cinco minutos, hasta que la compresa se enfríe.

El drenaje hace que el cabello se humedezca y huela mal, y el cabello puede mantener las bacterias en su lugar y retrasar la curación, lo que significa que deberá cortar el cabello largo del área infectada. Su veterinario aún necesitará evaluar el sitio del absceso y posiblemente recetarle medicamentos para combatir una infección adicional.

Prevención

Ayuda a prevenir abscesos al reducir la probabilidad de lesiones. Por ejemplo, castrar o esterilizar a su perro para disminuir en gran medida la agresión que podría provocar heridas por mordedura. Además, supervise a su mascota cuando esté royendo las mordeduras de perro y solo ofrezca alternativas seguras. La buena higiene dental y el cuidado de rutina de las glándulas anales también ayudarán a reducir el riesgo de abscesos en estas áreas.

Si sospecha que su mascota está enferma, llame a su veterinario de inmediato. Para preguntas relacionadas con la salud, siempre consulte a su veterinario, ya que han examinado a su mascota, conocen el historial de salud de la mascota y pueden hacer las mejores recomendaciones para su mascota.
Fuentes del artículo
Spruce Pets utiliza solo fuentes de alta calidad, incluidos estudios revisados ​​por pares, para respaldar los hechos de nuestros artículos. Lea nuestro proceso editorial para obtener más información sobre cómo verificamos los hechos y mantenemos nuestro contenido preciso, confiable y confiable.
  1. Abscesos En PerrosVCA Animal Hospitals , 2020.

  2. Borkowski, Emma A. Absceso retrofaríngeo con afectación carotídea que se presenta como fiebre de origen indeterminado en un perroThe Canadian Veterinary Journal, 2014.