¿Pueden los perros comer nectarinas?

Nectarinas enteras y frescas

Rica en vitaminas A y C, magnesio, potasio y fibra dietética, las nectarinas son una fruta de verano dulce y nutritiva. ¿Pero son seguros para compartir con nuestros perros? Los nutrientes en las nectarinas podrían proporcionar algunos beneficios para nuestros amigos de cuatro patas, pero existen algunos peligros potenciales al ofrecerle a su perro nectarinas o duraznos. Averigüe si está bien alimentar a las nectarinas de su perro y, en caso afirmativo, cuánto y en qué condiciones.

¿Son seguras las nectarinas para los perros?

Si bien hay algunas frutas que no son particularmente amigables con Fido, como las uvas, las nectarinas son una fruta que se puede ofrecer de manera segura a su mascota. Sin embargo, hay algunas advertencias a esa regla: por ejemplo, el tamaño de las porciones debe mantenerse muy pequeño (piense en una o dos rebanadas para una raza pequeña, o hasta cuatro o cinco para un perro más grande), ya que las nectarinas tienen un azúcar más alto contenido que algunas otras frutas.

El otro problema potencial es que las nectarinas son una fruta rica en fibra, y ofrecerle a su perro demasiada fibra puede causar problemas estomacales como diarrea. Si va a compartir nectarinas con su perro, asegúrese de evitar las nectarinas enlatadas, que a menudo contienen conservantes y azúcar agregada. Estos conservantes ayudan a retener el sabor y el color de la fruta, pero todo ese azúcar extra es un no-no para su mascota. Para empezar, puede afectar el comportamiento de su perro (y en realidad hacerlos más "hiperactivos"), pero alimentarlo regularmente con alimentos azucarados también aumenta el riesgo de problemas relacionados con el peso como la obesidad y la diabetes, al mismo tiempo que afecta los chompers de su perro y causa dientes decaer.

Al elegir nectarinas frescas, considere la posibilidad de ser orgánico: las pequeñas cantidades de pesticidas que se encuentran en el exterior de las nectarinas también pueden ser perjudiciales para nuestras mascotas (y los humanos).

¿Comer nectarinas puede beneficiar a los perros?

Tanto las nectarinas como los duraznos están llenos de vitamina C. También son una buena fuente de fibra dietética, vitamina A, magnesio y potasio. Pero dado que los cuerpos de los perros ya son capaces de producir la vitamina C que necesitan, ofrecer frutas como las nectarinas no es del todo necesario, a pesar de que nuestros perros pueden cosechar algunos beneficios para la salud de los otros nutrientes de la fruta. Por ejemplo, algunos expertos creen que un aumento de vitamina C puede ser beneficioso para los perros si han ingerido una sustancia tóxica como cebolla en polvo o propilenglicol.

La fibra dietética que se puede encontrar en las nectarinas también es beneficiosa para la salud digestiva de un perro, al tiempo que ayuda a evitar episodios de diarrea y estreñimiento. La vitamina A tanto en los duraznos como en las nectarinas puede ayudar a mejorar la salud ocular de su perro, así como a mejorar su piel y pelaje, mientras que el potasio ayuda al cuerpo del perro a equilibrar los fluidos y permite que muchas enzimas, músculos y nervios funcionen correctamente.

El magnesio también es un nutriente importante para todos los perros, ya que ayuda al cuerpo a absorber las vitaminas. Contribuye a la salud ósea de su perro y al funcionamiento de muchas enzimas importantes.

Los peligros de las nectarinas para perros

A pesar de que las nectarinas no son tóxicas para los perros, eso no significa que querrás permitir que tu perro coma tanto como quiera. Una preocupación de salud con frutas como las nectarinas es que su alto contenido de azúcar puede provocar problemas gastrointestinales para su perro, incluidos vómitos y diarrea.

Además, las nectarinas podridas también pueden representar un problema peligroso para sus mascotas porque las frutas podridas producen etanol, que es tóxico para los perros. Por último, el pozo de una nectarina siempre debe mantenerse alejado de su cachorro. Estas fosas contienen pequeñas cantidades de cianuro, que son venenosas, y la fosa misma también puede provocar un riesgo de asfixia o provocar un bloqueo intestinal peligroso si se ingiere. Si su perro se ha tragado un hoyo de nectarina (o un hoyo de durazno), debe consultar con su veterinario de inmediato, pero los síntomas a tener en cuenta incluyen signos de malestar estomacal , jadeo excesivo e inestabilidad.

Siempre debe asegurarse de consultar con su veterinario antes de ofrecerle a su perro alimentos humanos como las nectarinas. Si obtiene el visto bueno, asegúrese de comenzar solo con una pequeña cantidad (una rebanada o dos) y vigile a su mascota para asegurarse de que no tenga una reacción negativa. Los perros que nunca deben ser alimentados con frutas azucaradas como las nectarinas incluyen perros que ya tienen sobrepeso o padecen afecciones como diabetes o problemas digestivos.