¿Pueden los gatos comer pasta?

gato jugando con un plato de pasta

¿A quién no le gusta un tazón lleno de espagueti? Posiblemente uno de los alimentos reconfortantes con almidón más populares, la pasta es un alimento básico semanal para la mayoría de las familias. Pero, ¿puede tu felino también permitirte un poco de penne o linguine contigo de vez en cuando?

Según los expertos, tal vez. La pasta es segura para que muchos gatos la prueben de vez en cuando. Sin embargo, como la mayoría de los alimentos para humanos, hay algunas consideraciones de seguridad que debes hacer (y los posibles peligros a tener en cuenta) antes de servir los espaguetis de tu gato.

¿Pueden los gatos comer pasta?

Al igual que muchas comidas en las que su mascota podría estar interesada, no es tanto la pasta en sí misma lo que puede ser peligroso, sino cómo se prepara. Los ingredientes básicos de la pasta (harina, agua y huevos) suelen estar bien para que los gatos coman. La forma de la pasta tampoco importa debido a su textura suave, por lo que si su preferencia es rotini o linguini, debería estar bien para que su gato pruebe.

Dicho esto, aunque los ingredientes en la pasta no deberían causar ningún problema de salud importante en su gato, tampoco proporcionan mucho valor nutricional. Los gatos son carnívoros y, por lo tanto, deberían obtener la mayor parte de su nutrición alimentaria a partir de fuentes de proteínas, como el pescado o el pollo. De hecho, la deficiencia de proteínas es una afección grave y puede provocar problemas de salud peligrosos en los gatos, por lo que si vas a ofrecerle a tu gatito alimentos humanos, probablemente quieras complementar su dieta con opciones más saludables y nutritivas como salmón, frutas y verduras, o incluso ciertos tipos de queso.

Si bien los granos se abren paso en muchos alimentos para gatos (y perros), estos agentes solo sirven para agregar volumen y unir los alimentos, y no proporcionan ningún valor nutricional importante a nuestros amigos de cuatro patas. La pasta también es deficiente en las vitaminas y minerales importantes que ambos felinos (y sus contrapartes humanas) necesitan diariamente.

Los peligros de la pasta para gatos

Pero si bien la pasta no es necesariamente "buena" para su gato, ciertamente no le hará daño comer un poco de vez en cuando, siempre que la pasta se sirva sola y no esté cubierta con tomate. o salsas cremosas (que pueden ser muy ácidas o cremosas y con alto contenido de grasa), mantequilla o cualquier ingrediente adicional. Algunos ingredientes que se encuentran en muchos platos de pasta, como el ajo, la cebolla o la sal pueden ser tóxicos tanto para gatos como para perros, por lo que definitivamente no querrás compartir una comida preparada de pasta en un restaurante. Todo lo que sea rico en sal, azúcar, grasa y aditivos no será bueno para tu gato, y eso incluye pasta y sus ingredientes.

Otro tipo de pasta para evitar es cualquier cosa que ya esté procesada (piense en Spaghetti-Os), así como los fideos instantáneos, que se pueden cargar con sodio. Los gatos no pueden tolerar cantidades significativas de sodio, por lo que comer fideos salados o procesados ​​puede tener serias consecuencias para tu gatito.

Otros peligros asociados con su gato comiendo pasta incluyen aumentar su riesgo de obesidad y otros problemas relacionados con el peso. Algunos gatos también pueden tener problemas para digerir la pasta y, por lo tanto, puede provocar problemas gastrointestinales como diarrea. También existe la posibilidad de que su gato sea alérgico al trigo, en cuyo caso definitivamente debería dejar la pasta y otros alimentos básicos con almidón.

Cómo ofrecer pasta de forma segura a tu gato

Siempre asegúrese de consultar con su veterinario antes de ofrecerle pasta o cualquier otro alimento humano a su gato, ya que cada gatito tendrá necesidades de salud únicas y su veterinario puede aconsejarle si es seguro o no compartir sus espaguetis. Si obtiene luz verde, comience con una pequeña mordida o dos y vea cómo reacciona su gato. Si muestran signos de problemas digestivos u otros problemas de salud, evita ofrecerle pasta a tu gato nuevamente. Si su gato parece disfrutar de la pasta, tenga en cuenta que solo se le debe ofrecer una cantidad muy pequeña de vez en cuando, ciertamente no debería formar parte de su dieta diaria.

Otra cosa a tener en cuenta es que a los gatos nunca se les debe ofrecer pasta cruda. Sus cuerpos no están equipados para digerir fideos crudos, y probablemente les causará molestias digestivas si consiguen sus patas en un poco de pasta seca. Si su gato está explorando su encimera mientras prepara la cena y accidentalmente consume un poco de pasta seca, comuníquese con su veterinario para obtener orientación y esté atento a cualquier síntoma de malestar estomacal.