Meningitis en perros

perro obteniendo un examen veterinario

La meningitis afecta la cobertura de la médula espinal y / o el cerebro en un perro. Esta enfermedad puede ser poco común, pero para los perros que tienen la enfermedad, se producirán síntomas graves. Es útil que los dueños de perros sean conscientes de esta enfermedad y de qué razas de perros están en riesgo de desarrollarla.

¿Qué es la meningitis en los perros?

Las meninges son las membranas externas que cubren la médula espinal y el cerebro. Cuando estas membranas se inflaman, a un perro se le diagnostica meningitis. La meningitis puede ser causada por varios factores diferentes y si también incluye inflamación del cerebro, se llama meningoencefalitis.

Signos de meningitis en perros

  • Dolor
  • Rigidez de nuca
  • Letargo
  • Falta de apetito
  • Espasmos musculares
  • Pérdida del equilibrio
  • Parálisis
  • Convulsiones
  • Ceguera
  • Falta de conciencia
  • Estimulación o círculos

Cuando las meninges se inflaman, pueden causar dolor severo en un perro. Solo acariciar el cuello de un perro que tiene meningitis puede ser doloroso, por lo que es posible que no busque tanta atención, sea letárgico y no quiera mover mucho la cabeza debido a este malestar. Masticar y tragar puede ser doloroso, por lo que también puede producirse una disminución o falta de apetito.

Además de los síntomas de la meningitis, los perros con meningoencefalitis también pueden experimentar ceguera, convulsiones y otros signos neurológicos de la enfermedad. Perder la conciencia, espasmos dolorosos de los músculos, perder el equilibrio al pararse o caminar, pasear o dar vueltas alrededor de la casa, e incluso es posible la pérdida de la función normal de las extremidades. Esto se debe a la inflamación tanto en el cerebro como en la médula espinal que afecta la coordinación y la vista, así como muchas otras funciones corporales.

Causas de meningitis en perros

Hay muchas causas potenciales de meningitis en perros, pero algunas razones son mucho más comunes que otras.

  • Infección bacteriana: aunque no es una causa común de meningitis en perros, las infecciones bacterianas a veces pueden ingresar al sistema nervioso central. Esto generalmente requiere migración bacteriana a través de los senos, el oído interno, las vértebras u otras rutas para llegar a la médula espinal y / o al cerebro.
  • Infección viral: al igual que las infecciones bacterianas, una infección viral no es una causa común de meningitis en perros, pero aún puede ocurrir. Un virus, como la rabia , el moquillo o el parvovirus, necesita acceder al sistema nervioso central para causar meningitis.
  • Infección fúngica: otra causa poco común en los perros, las infecciones fúngicas graves, como la fiebre del valle (coccidioidomicosis) , en ocasiones pueden migrar hacia el sistema nervioso central causando meningitis.
  • Protozoos: la toxoplasmosis, un tipo de protozoo poco común en los perros, puede ser una causa de meningitis. Este protozoo necesita viajar al sistema nervioso central para causar este problema, al igual que las infecciones bacterianas, virales y fúngicas.
  • Enfermedades transmitidas por garrapatas : las picaduras de garrapatas pueden transmitir enfermedades como la fiebre manchada de las Montañas Rocosas ( Rickettsia rickettsia ), la ehrlichiosis ( Ehrlichia canis) y la enfermedad de Lyme / borreliosis  (Borrelia burgdoferi ) y estas infecciones a cambio pueden causar meningitis en algunos perros.  
  • Parásitos: en casos raros, se sabe que el gusano redondo del mapache ( Baylisascaris procyonis ) y los gusanos del corazón causan meningitis en los perros.
  • Inmunomediado: esta causa de meningitis no es específica. Las enfermedades inmunomediadas ocurren cuando el cuerpo comienza a atacar a su propio sistema inmunitario y nadie sabe realmente qué lo causa. La meningitis puede ocurrir en perros debido a una razón inmunomediada.

Diagnóstico de meningitis en perros

La meningitis se diagnostica después de que su veterinario realiza un examen físico completo de su perro y analiza cualquier síntoma que pueda estar viendo en casa. Se realizarán análisis de sangre, pruebas fecales, pruebas de orina y una radiografía para buscar enfermedades subyacentes, pero para diagnosticar la meningitis, su veterinario deberá recolectar una muestra del líquido cefalorraquídeo (LCR) de su perro. Esto requiere que su perro esté bajo anestesia para recolectar. También se puede recomendar una resonancia magnética o tomografía computarizada.

Tratamiento de meningitis en perros

Algunos tipos de meningitis se tratan con esteroides, pero pueden ser necesarios antibióticos, antifúngicos, antiparasitarios y otros medicamentos, según la causa y la gravedad de la meningitis. La hospitalización con líquidos intravenosos y medicamentos para el dolor también puede ser necesaria en casos severos. Dependiendo de la razón subyacente de la enfermedad, la meningitis puede ser tratada con éxito, pero desafortunadamente no todos los casos son tratables.

Cómo prevenir la meningitis en perros

Dado que la meningitis puede ser causada por varias cosas, es difícil prevenirla, pero hay algunas cosas que puede hacer. Afortunadamente, la meningitis no es común en los perros, pero algunas buenas maneras de ayudar a prevenir la meningitis incluyen seguir las pautas de su veterinario para tratar infecciones, limpiar a fondo todas y cada una de las heridas, administrar preventivos de parásitos regulares, mantener las vacunas recomendadas actualizadas y tener sangre, orina regularmente. , y exámenes de heces realizados.