Narices cálidas y secas en los gatos

Cerrar gatito

Algunas personas piensan que la nariz de un gato siempre debe estar fría y húmeda. Esto lleva a algunos dueños de gatos a pensar que hay un problema si su gato tiene la nariz cálida y seca. Después de todo, los amantes de los gatos están acostumbrados a la sensación fría y húmeda de las narices de sus gatos cuando los acarician. Es posible que otros amantes de los gatos les hayan dicho que revisen las narices de sus gatos para determinar si están enfermos o no.

¿Puede la salud de un gato estar realmente determinada por la temperatura y la humedad de la nariz? ¿Una nariz fría y húmeda significa buena salud? ¿Una nariz cálida y seca es un signo de enfermedad?

La respuesta corta a todas estas preguntas es no. La nariz de tu gato por sí sola no es suficiente para determinar su salud. Un gato sano puede tener una nariz cálida y seca. Un gato enfermo puede tener la nariz fría y húmeda. En ausencia de otros signos, la nariz en sí misma le dice muy poco sobre la salud de su gato.

La nariz de un gato

En general, los gatos se lamen la nariz para mantenerlos fríos y húmedos. La humedad en la nariz tiende a mantenerla fresca al tacto, pero también ayuda al sentido del olfato del gato. Los aromas son más fuertes con una nariz húmeda y la humedad también ayuda a los gatos a determinar de qué dirección provienen los aromas.

¿Por qué la nariz de un gato puede ser cálida y seca?

Aunque los gatos generalmente tienen narices frías y húmedas, existen causas normales para que sus narices estén calientes y secas. Por ejemplo, es normal que un gato tenga la nariz seca y tibia después de despertarse del sueño. Esto es simplemente porque los gatos no se lamen la nariz mientras duermen.

Los gatos que han estado al aire libre o cerca de una fuente de calor pueden tener narices calientes y secas temporalmente. El tiempo que pasa cerca de un ventilador, ventilación o brisa puede hacer que la nariz se seque por un tiempo. Estas son razones normales para

A veces, un gato tendrá la nariz seca o tibia junto con otros  signos de enfermedad , como letargo, vómitos, diarrea y más. Estos síntomas son motivo suficiente para llamar a su veterinario, independientemente de cómo se sienta la nariz de su gato.

Problemas de nariz en los gatos

Los problemas con la nariz en sí pueden comenzar con sequedad, formación de costras, hinchazón, enrojecimiento, secreción u otras anormalidades. Existen varias razones médicas potenciales para esto.

Enfermedades respiratorias: Quizás la causa más común de problemas de nariz son los gatos, las enfermedades respiratorias pueden causar estornudos, secreción nasal y sequedad o inflamación de la nariz. Algunas enfermedades respiratorias en los gatos son autolimitadas y se asemejan al resfriado común en los humanos. Otros pueden ser graves, crónicos e incluso contagiosos para otros gatos. Si su gato muestra signos de un problema respiratorio, asegúrese de observarlo de cerca. Si los signos empeoran o no han mejorado en cuatro o cinco días, asegúrese de programar una cita veterinaria para su gato.

Enfermedades de la piel: desde alergias simples hasta el raro pero grave pénfigo foliáceo, los gatos pueden experimentar problemas en la piel que conducen a anomalías en la nariz. Los signos incluyen costras nasales o costras, irritación, enrojecimiento, hinchazón o cambios extremos en el color del pigmento. Todos estos requieren una visita al veterinario.

Trauma: a los gatos les encanta correr, saltar y explorar. Esto puede provocar una lesión traumática si su gato se topa con algo con la nariz. El riesgo de trauma es mayor en los gatos con acceso al aire libre. Además, estos gatos pueden sufrir picaduras o picaduras de insectos. Si nota la aparición repentina de protuberancias, enrojecimiento, hinchazón u otros cambios anormales, puede significar que su gato resultó herido. No se demore; lleva a tu gato al veterinario para un examen.

Quemaduras solares / dermatitis solar: a los gatos les encanta tomar el sol, pero los dañinos rayos UV pueden dañar la piel sensible de la nariz. Tanto los gatos al aire libre como los interiores pueden sufrir daño solar por la exposición excesiva a los rayos UV, lo que puede provocar ampollas, costras, costras, enrojecimiento o hinchazón. Con el tiempo, el daño del sol puede provocar cáncer de piel. Las quemaduras solares menores pueden resolverse por sí solas. Sin embargo, comuníquese con su veterinario si la nariz de su gato no muestra mejoría en unos pocos días.

Cáncer: hay algunos tipos de cáncer que pueden afectar la nariz de un gato. Es por eso que es tan importante llevar a tu gato al veterinario cuando hay signos de enfermedad. Cuanto antes se detecte el cáncer, mayores serán las posibilidades de un tratamiento exitoso.