Espondilosis en perros

laboratorio senior

La espondilosis es una enfermedad de la columna vertebral que se encuentra típicamente en perros mayores que causa el crecimiento de hueso nuevo a lo largo de las vértebras. Si bien la gravedad de la espondilosis puede variar de un perro a otro, como la artritis, la enfermedad progresará con el tiempo. 

¿Qué es la espondilosis?

La espondilosis es una enfermedad de la columna donde se desarrollan espolones óseos (osteofitos) alrededor de los bordes de las vértebras. Para diagnosticar esta afección, la estructura de la columna vertebral debe examinarse mediante el uso de una radiografía o resonancia magnética. La mayoría de las veces, la espondilosis se diagnostica de manera incidental cuando se toma una radiografía de una mascota por una razón no relacionada. Al evaluar la radiografía completa, un veterinario podría ver un crecimiento óseo anormal que rodea la columna vertebral. Una columna vertebral normal tendrá "bloques" individuales de vértebras con el espacio intermedio compuesto por el disco intervertebral. Con la espondilosis, las espuelas óseas en los extremos de las vértebras son visibles y, en casos más graves, el nuevo crecimiento óseo puede formar un puente por encima y por debajo, fusionando o uniendo las vértebras. 

La columna se divide en tres regiones en un perro: cervical, torácica y lumbar. La región cervical proporciona soporte para los hombros y el cuello de su perro, mientras que la región torácica soporta las áreas torácica y abdominal. La región lumbar soporta la parte inferior de la espalda y el trasero de su perro. Los perros de mediana a mayor edad son más propensos a desarrollar espondilosis y, aunque cualquier perro puede verse afectado, los boxeadores pueden tener una prevalencia sobre otras razas.

Signos de espondilosis en perros 

Afortunadamente, la mayoría de los perros no muestran signos de dolor o incomodidad con la enfermedad y la medicación generalmente no está indicada solo para la espondilosis. Sin embargo, si se produce un crecimiento óseo cerca de un nervio, puede haber dolor asociado con el área. Este dolor puede ser intermitente o convertirse en una afección persistente que requiere intervención médica. En casos severos, ciertas regiones de la columna pueden causar movimientos restringidos en un perro debido a la cantidad y ubicación de las espuelas óseas. 

Ocasionalmente puede haber un deterioro neurológico si está involucrado un nervio. Por ejemplo, algunas mascotas con trauma espinal pueden tener problemas de incontinencia. Esto puede ser el resultado de una comunicación interrumpida en la médula espinal debido al impacto de las espuelas óseas. Si su mascota comienza a tener accidentes repentinamente en la casa, o si su perro tiene áreas sucias en su ropa de cama, asegúrese de programar una visita con el veterinario. Siempre es importante que su veterinario examine a su perro para descartar un motivo médico antes de asumir que está relacionado con el comportamiento. 

Los animales afectados generalmente mostrarán evidencia en rayos X a los 10 años de edad. Dado que la enfermedad afecta más a los perros mayores, los propietarios deben ser diligentes en informar cualquier cambio en la movilidad, la postura o la marcha de su perro a su veterinario. Esto incluye tomar más tiempo para subir, dificultad en escaleras o senderos, y cualquier cojera, incluso si no es consistente. Si bien cualquier dolor en una mascota es extremadamente importante de notar e investigar, el dolor de espalda a menudo se ve eclipsado por los signos obvios de cojera o cojera. Si alguna vez ve a su mascota arrastrando sus patas traseras, caminando sin coordinación, o tiene la cabeza hacia abajo y la espalda arqueada, asegúrese de llevar a su mascota a un veterinario inmediatamente, ya que esto puede estar relacionado con problemas más graves. 

Causas de la espondilosis

La espondilosis es una afección crónica relacionada con la edad. Como con todos los huesos, la columna vertebral puede debilitarse a medida que una mascota envejece. Para compensar cualquier pérdida estructural por el desgaste diario o por una lesión traumática, el cuerpo crea estas espuelas óseas en un intento por recrear la estabilidad a lo largo de la columna vertebral, protegiendo la siempre valiosa médula espinal. Los perros que padecen una enfermedad de la columna o el disco existente, como la enfermedad del disco intervertebral (IVDD), pueden tener un mayor riesgo de desarrollar espondilosis.  

Cómo prevenir la espondilosis 

Si bien no se puede hacer nada para prevenir la espondilosis en particular, mantener a una mascota mayor activa y en forma puede ayudar con una variedad de cambios relacionados con la edad. Además de las visitas de rutina al veterinario, una de las medidas preventivas más fáciles tiende a ser la más difícil para mantener a su mascota con un peso saludable. Si bien es difícil resistirse a los ojos clásicos de los cachorros, intente darle golosinas alternativas más saludables, como zanahorias pequeñas, rodajas de manzana o incluso trozos de la croqueta de su perro. 

Sin embargo, una buena nutrición es importante sin importar la etapa de la vida, ya que a medida que los perros envejecen pueden tener diferentes requerimientos nutricionales y calóricos. La nutrición de calidad y un peso saludable van de la mano para todos los animales, así que, antes de la próxima visita al veterinario de tu perro, asegúrate de tomar una foto de la parte delantera y trasera de la bolsa de comida de tu perro. De esta manera, su veterinario puede calcular cuánto volumen debe comer su mascota en un día. Lo mismo para las golosinas! 

¡Seguir alentando a tu perro mayor a salir a caminar regularmente es extremadamente útil no solo para perder peso sino también para mantener los sentidos de tu cachorro animados! Al igual que en las personas, un peso corporal ideal ayudará a reducir la tensión en las articulaciones y los huesos, manteniendo a un perro cómodo en sus últimos años.