Displasia de cadera canina

Mujer en casa con perro

La displasia de cadera es un problema de salud muy común en los perros. Esta condición ortopédica es el resultado del desarrollo anormal de una o ambas articulaciones de la cadera, lo que lleva a la inestabilidad y la degeneración de las articulaciones. La displasia de cadera puede afectar una o ambas extremidades y puede variar de leve a grave. 

¿Qué es la displasia de cadera canina?

La articulación de la cadera es esencial, una articulación esférica que incluye dos componentes principales:

  1. Cabeza femoral: una formación en forma de bola en la parte superior de los huesos de las patas traseras.
  2. Acetábulo: una cavidad redondeada en el acetábulo de la pelvis

En una articulación de cadera que funciona normalmente, la cabeza femoral descansa en el acetábulo y se mueve suavemente con la ayuda de cartílago, líquido articular y músculos.

Cuando un perro tiene displasia de cadera, la articulación de la cadera no se desarrolla adecuadamente. La cabeza femoral encaja mal en el acetábulo (o nada) y hay laxitud en los músculos de la cadera. La articulación es inestable, por lo que el movimiento de la pierna causa un exceso de fricción en la articulación, lo que lleva a una mayor deformidad. Con el tiempo, el cartílago en la articulación se desgasta. La articulación de la cadera finalmente desarrolla osteoartritis , incluidos crecimientos óseos anormales llamados osteofitos. El daño en la articulación dificulta gradualmente que el perro mueva la pierna sin dolor y con un rango de movimiento restringido.

Causas de la displasia de cadera en perros

Varios factores pueden contribuir al desarrollo de displasia de cadera canina. La causa principal es la herencia (rasgo heredado). Varias razas de perros están predispuestas a la displasia de cadera, la mayoría de las cuales son perros de raza grande. Las siguientes son solo algunas de las razas de perros propensas a la displasia de cadera

Los criadores acreditados de estas razas de perros predispuestos a menudo verifican y certifican las caderas de sus perros a través de la Fundación Ortopédica para Animales o PennHip  antes de criarlos. El examen consiste en tomar radiografías de caderas posicionadas con precisión, generalmente realizadas bajo sedación. Los perros pueden ser certificados después de la edad de dos años. Sin embargo, las radiografías tomadas tan pronto como a los cuatro meses de edad pueden revelar la susceptibilidad de un perro a la displasia de cadera.

Un factor que contribuye al desarrollo de la displasia de cadera canina es el rápido crecimiento (a menudo debido a factores dietéticos). Esto es parte de la razón por la cual muchos propietarios de razas grandes eligen comida para cachorros de razas grandes especialmente formulada. Pregúntele a su veterinario si los alimentos de razas grandes son adecuados para su cachorro .

Aunque la obesidad no causa displasia de cadera, puede aumentar significativamente los síntomas. Si su perro está predispuesto a la displasia de cadera o ha sido diagnosticado, asegúrese de mantener su peso bajo control para minimizar los síntomas.

Signos de displasia de cadera canina en perros

Los signos principales de la displasia de cadera canina incluyen dolor de cadera, cojera, dificultad para levantarse y saltar, dificultad para hacer ejercicio y pérdida muscular en las extremidades posteriores. Los perros con displasia leve de cadera pueden no mostrar signos. A medida que progresa la displasia de cadera, los signos pueden aparecer repentina o gradualmente. Los signos a menudo continúan empeorando con el tiempo a medida que la enfermedad progresa. La artritis puede ocurrir secundaria a la displasia de cadera, especialmente en perros mayores. 

Tenga en cuenta que los signos de displasia de cadera pueden ser similares a los signos de otros problemas de salud observados en los perros . Si nota estos u otros signos de enfermedad en su perro, comuníquese con su veterinario para pedir una cita.

Diagnóstico de displasia de cadera canina

Cuando lleva a su perro al veterinario para detectar signos de dolor en la cadera o displasia de cadera, su veterinario comenzará examinando a fondo a su perro. Esto incluirá la manipulación de las articulaciones y la observación de la marcha de su perro. Luego, su veterinario probablemente le recomendará radiografías (radiografías) de las caderas, patas traseras y posiblemente la columna vertebral de su perro. El posicionamiento adecuado es extremadamente importante para obtener un diagnóstico preciso. Esto puede ser difícil para muchos perros, especialmente aquellos con dolor. Muchos perros necesitan ser sedados para obtener radiografías correctamente posicionadas. 

Tanto el examen como las radiografías son esenciales para diagnosticar adecuadamente la displasia de cadera canina. Tenga en cuenta que otros problemas ortopédicos pueden descubrirse como la causa principal de los signos de su perro. La displasia de cadera se puede descubrir de manera incidental, pero puede haber otro problema que requiera tratamiento, como una lesión del ligamento cruzado o luxación rotuliana . Es por eso que el examen es tan importante. 

En general, los perros con displasia de cadera se dividen en una de dos categorías: 

  1. Perros jóvenes con laxitud significativa de la cadera pero sin artritis.
  2. Perros maduros que han desarrollado artritis en las caderas secundaria a displasia de cadera.

Si su perro es diagnosticado con dispalsia de cadera, hay opciones de tratamiento. Las recomendaciones se basarán en la gravedad de la enfermedad más la edad, el tamaño y la salud general de su perro. En algunos casos, el tratamiento médico es el siguiente paso. O bien, su veterinario puede derivarlo a un cirujano veterinario para una evaluación adicional.

Tratamiento de displasia de cadera canina

Cuando la displasia de cadera es leve a moderada, el tratamiento médico y la fisioterapia pueden ser muy útiles. En la mayoría de los casos, los perros maduros con artritis secundaria tienen más probabilidades de responder al tratamiento médico que los más jóvenes sin artritis. 

El objetivo de la terapia médica es aliviar los síntomas y retrasar la progresión de la enfermedad. No existe una cura médica para la displasia de cadera.

  • Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, los suplementos para las articulaciones y / o los medicamentos para la osteoartritis modificadores de la enfermedad pueden ayudar a darle un poco de alivio a su perro.
  • Se sabe que la fisioterapia ayuda a muchos perros a desarrollar masa muscular, mejorando la fuerza y ​​el rango de movimiento. 
  • El ejercicio regular de bajo impacto también puede ayudar a su perro a mantener la masa muscular y disminuir la rigidez.
  • Si su perro tiene sobrepeso, la pérdida de peso puede mejorar significativamente los síntomas. El ejercicio suave y el cambio de dieta son esenciales para perder peso.

Cuidar a los perros con displasia de cadera es muy parecido a cuidar a las personas con artritis. Es posible que desee realizar ciertas adaptaciones para su perro para mejorar su calidad de vida. Los ajustes al entorno de su perro pueden ser útiles en la mayoría de los casos.

  • Coloque esteras en pisos resbaladizos. Estos pueden ayudar a su perro a ganar tracción. Considere enganchar colchonetas de ejercicios o colchonetas de yoga.
  • Prueba con una cama ortopédica para perros. Considere una cama climatizada durante el clima frío. Asegúrese de que la cama sea de apoyo y suave, pero no demasiado difícil de entrar y salir. Las camas de espuma viscoelástica son una excelente opción.
  • Mantenga las uñas de su perro cortas. Las uñas largas pueden dificultar aún más la tracción de los perros en superficies resbaladizas. Los adornos de uñas regulares son esenciales. Mejor aún, considere limar las uñas con una herramienta rotativa.
  • Use rampas donde sea necesario. Colocar una rampa en lugar de escalones o ayudar a su perro a subir al automóvil disminuirá el doloroso impacto y el esfuerzo de subir escaleras y saltar.
  • Use dispositivos de asistencia. Si su perro es débil en la parte trasera, busque un cabestrillo de algún tipo para colocar alrededor de las extremidades posteriores. Algunas personas usan una sábana enrollada o una manta. Si los problemas persisten, puede comprar un producto especial.

Si su perro es diagnosticado con displasia severa de cadera, los consejos anteriores pueden ser útiles. Sin embargo, la cirugía a menudo se considera la mejor opción de tratamiento para la displasia severa de cadera, especialmente en perros más jóvenes sin artritis.

Cirugía para la displasia de cadera en perros

Existen varias opciones quirúrgicas para el tratamiento de la displasia de cadera canina. Lo más probable es que su veterinario lo haya referido a un veterinario certificado por el ACVS . Este cirujano hablará con usted, examinará a su perro y revisará las radiografías. En algunos casos, se recomendarán radiografías adicionales u otras pruebas de diagnóstico. Luego, el cirujano considerará varios factores, como el tamaño, la edad, la gravedad de la enfermedad y los factores de riesgo, antes de determinar el curso correcto de tratamiento para su perro.

Si se recomienda la cirugía, lo más probable es que se realice uno de los siguientes procedimientos quirúrgicos: 

Sinfisiodesis púbica juvenil:  este procedimiento se realiza en cachorros muy jóvenes (idealmente menores de 18 semanas) que muestran signos muy tempranos de displasia de cadera como lo confirman las radiografías especialmente posicionadas. JPS está destinado a alterar la forma de la pelvis y detener el crecimiento del pubis (una parte de la pelvis). Esto debería disminuir la laxitud articular al permitir una mejor cobertura de la parte esférica de la articulación y permitir que las caderas se desarrollen más normalmente a medida que el cachorro crece. El JPS es un procedimiento bastante menor que solo requiere una corta estadía en el hospital (algunos perros pueden irse a casa el mismo día).

Osteotomía pélvica: la cirugía de osteotomía pélvica doble o triple (DPO / TPO) es una opción para perros más jóvenes con displasia de cadera pero sin artritis. Durante un DPO o TPO, el hueso pélvico se corta en dos o tres lugares. El cirujano gira los segmentos de la pelvis y puede asegurarlos con placas y tornillos. El resultado es un mejor ajuste de la bola en la cavidad, disminuyendo la laxitud de la cadera. Si la laxitud de la cadera es grave, esta no es la mejor opción quirúrgica.

Ostectomía de la cabeza femoral:  durante una FHO, el cirujano extirpa la cabeza del fémur, incluida la parte esférica de la articulación de la cadera para que ya no haya movimientos dolorosos de la articulación anormal. El FHO no deja articulaciones en la cadera; en cambio, está diseñado para permitir que los músculos en esa área se adapten y apoyen la pierna. Durante la recuperación, los músculos en el área de la cadera cambian la forma en que funcionan la pierna y la pelvis durante el movimiento. El FHO no dará como resultado una función de cadera completamente normal, pero reducirá en gran medida el dolor causado por la displasia de cadera. Sin embargo, FHO generalmente no se recomienda para perros más grandes debido al hecho de que ya no hay una articulación real. El aumento de peso hace que sea más difícil para los músculos de esa área formar el soporte necesario sin una articulación de la cadera.

Reemplazo total de cadera: THR es una cirugía mayor que consiste en extraer la bola deformada y la cavidad y reemplazarla con implantes (de metal y plástico). Los implantes están diseñados para adaptarse como una cadera que funciona normalmente y generalmente permiten un rango completo de movimiento. La cirugía THR exitosa cura la displasia de cadera, eliminando el dolor de cadera y permitiendo que la articulación de la cadera funcione normalmente. THR no se puede realizar en perros más jóvenes, ya que todavía se están desarrollando. Si tiene un perro joven y su cirujano recomienda THR, su perro será tratado médicamente hasta que esté lo suficientemente maduro para el procedimiento quirúrgico. Debido a que la THR es un procedimiento quirúrgico tan importante, generalmente solo se recomienda para los casos más graves.

Después de la cirugía de cadera de su perro

Su perro necesitará recuperarse después de la cirugía para que pueda sanar adecuadamente y recuperar la mejor función posible. El tiempo de recuperación depende del tipo de cirugía realizada y la tasa de curación individual de su perro. Se requerirá restricción de ejercicio, pero su perro también necesitará mover las caderas de manera controlada. La fisioterapia es una parte importante del proceso de recuperación, ya sea que lo haga en casa con instrucciones de su veterinario o lleve a su perro a un profesional de rehabilitación canina.

¿Qué opción es la adecuada para tu perro?

Hable con su veterinario o cirujano veterinario sobre los riesgos esperados, los tiempos de recuperación, las tasas de éxito y los gastos de las opciones recomendadas para que pueda tomar una decisión informada. En caso de duda, considere buscar una segunda opinión. La cirugía es un paso serio que no se debe tomar a la ligera. Considere todos los factores antes de saltar. Su perro se lo agradecerá.

Si sospecha que su mascota está enferma, llame a su veterinario de inmediato. Para preguntas relacionadas con la salud, siempre consulte a su veterinario, ya que han examinado a su mascota, conocen el historial de salud de la mascota y pueden hacer las mejores recomendaciones para su mascota.