Coronavirus canino

Triste perro acostado con disco de plástico en la sala de estar

El coronavirus canino (CCV) es una enfermedad gastrointestinal altamente contagiosa que causa vómitos y diarrea . Fue identificado por primera vez en 1971 en un grupo de perros militares en Alemania. Desde entonces, el virus se ha encontrado en Europa, América del Norte y Australia y se produce en todo el mundo.

Los coronavirus se producen en todo tipo de animales y, a menudo, se parecen o causan signos similares. Por ejemplo, el coronavirus canino está estrechamente relacionado con las formas felinas que causan la enfermedad entérica felina y notablemente a veces muta en peritonitis infecciosa felina . Sin embargo, el CCV causa enfermedades solo en perros salvajes y domésticos, incluidos coyotes, lobos y zorros.

Todos los perros son susceptibles, pero los signos son más severos en los cachorros y pueden desarrollarse repentinamente. Los estudios han demostrado que más del 25 por ciento de los perros domésticos han estado expuestos al CCV. La enfermedad por sí sola rara vez es mortal y, a menudo, es una enfermedad leve con síntomas esporádicos que ni siquiera puede notar.

Pero el CCV puede resultar mortal cuando el cachorro ya está infectado con parásitos intestinales que comprometen su salud. En particular, los perros infectados con CCV y parvovirus canino al mismo tiempo tienen una tasa de mortalidad de hasta el 90 por ciento.

Signos de infección por coronavirus

Los perros generalmente se infectan por contacto con perros enfermos o sus excrementos. Un cachorro estresado puede haber reducido la resistencia a la infección. El virus puede permanecer en el cuerpo de un perro recuperado y continuar siendo eliminado durante hasta seis meses, por lo que incluso los cachorros podrían continuar propagando la infección.

Los cachorros exploran su mundo olfateando todo y luego tienden a lamerse la nariz, y esa es una forma excelente de infectarse. Una vez que se ingiere el virus, la infección se desarrolla dentro de uno a tres días. Los signos varían con los perros adultos que tal vez solo muestran vómitos una vez (si es que lo hacen), o un brote repentino de diarrea explosiva, generalmente líquido de color verde amarillo a naranja. Muchos perros adultos no mostrarán signos, mientras que otros se enferman rápidamente y mueren. La mayoría de los casos se ven en situaciones de perrera.

Los primeros signos incluyen pérdida de apetito , rara vez fiebre y, con mayor frecuencia, vómitos y depresión. Esto es seguido por diarrea suelta a líquida que puede contener sangre o moco y tiene un olor desagradable característico. En los cachorros, la deshidratación potencialmente mortal puede desarrollarse rápidamente.

Progresión de la enfermedad.

El CCV infecta una parte específica del revestimiento del intestino delgado. El intestino delgado está revestido con estructuras en forma de colina llamadas vellosidades que están cubiertas con pequeñas proyecciones similares a pelos (microvellosidades) que absorben nutrientes. El CCV infecta las "cumbres" de las vellosidades, comprometiendo la capacidad del cuerpo para procesar los alimentos.

La porción del "valle" que contiene células de criptas productoras de microvellosidades puede reemplazar completamente las puntas aproximadamente cada tres o cuatro días. Por esa razón, el virus tiende a producir solo una enfermedad leve a moderada, generalmente autolimitada. En la mayoría de los casos, los perros se recuperarán dentro de siete a diez días. Algunos perros pueden recaer tres o cuatro semanas después de la recuperación aparente.

Diagnóstico de CCV

El diagnóstico se realiza sobre la base de los síntomas. Sin embargo, dado que los vómitos y la diarrea también pueden indicar otras enfermedades, una prueba definitiva puede requerir pruebas adicionales como pruebas de suero (sangre) o pruebas de anticuerpos. No existe un tratamiento específico para el CCV, pero la atención de apoyo ayuda a acelerar la recuperación.

Los perros adultos pueden no necesitar medicamentos, pero los cachorros requieren atención adicional. La diarrea en casos severos puede continuar por casi dos semanas y las heces blandas por más tiempo. Los antibióticos pueden estar indicados si la enfermedad es grave para contrarrestar la posibilidad de infección secundaria.

El tratamiento está dirigido principalmente a contrarrestar la deshidratación por pérdida de líquidos, vómitos y prevenir la infección bacteriana secundaria. La terapia con fluidos ayuda a combatir la deshidratación que a menudo resulta de los vómitos y la diarrea, y los antibióticos reducen la cantidad de bacterias en el intestino para que no infecten el torrente sanguíneo a través del revestimiento intestinal comprometido. A menudo se recetan medicamentos para controlar la diarrea y los vómitos.

Prevención CCV

La prevención de la enfermedad se maneja mejor evitando el contacto con animales infectados y sus excrementos. Los procedimientos sanitarios, como recoger el patio y el área de la perrera, ayudan mucho. Las vacunas preventivas están disponibles y pueden recomendarse para cachorros de alto riesgo, como los expuestos a perreras o exposiciones caninas.

Cuando tenga más de un perro, asegúrese de poner en cuarentena al cachorro enfermo durante el tratamiento y la recuperación, y tome medidas para evitar que infecte a las otras mascotas. Recuerde que incluso una vez que se haya recuperado, puede continuar eliminando virus infecciosos durante algún tiempo. Así que evite que las otras mascotas entren en contacto con sus heces.